lunes, 2 de mayo de 2016

Se comenta que ha habido un gran cambio climático,
un nuevo huracán llamado Amor
arrasa cada día más de mil hogares en la costa oeste
y se está precipitando hacia el resto del mundo.

Dicen que tenemos ganas de quemarlo todo
y luego arder,
porque la monotonía no siempre es buena
y de tanto soñar,
se creen que estamos locos.

La libertad nos pide que le quitemos las cadenas que le ha puesto el invierno,
que quiere ponerse morena en cualquier playa del Sur
y tocar la guitarra española de la mano de todos los barrios sin nombre.

Subsisto
subsistes
o subsistimos,
no sé la verdad
como lo quieras llamar,
lo dejo en tus manos
-cuidado no se rompa,
que ya no tenemos a Neruda para sanar a los cerezos,
y la poesía se (nos) está llenando de grietas-