jueves, 14 de agosto de 2014

De mi fuente.

Ella es;
la que baila sola en las fiestas,
de mis piernas.

La que sueña con ser,
el universo de alguien
y creezme que lo es,
lo es del mio.
Todas mis constelaciones giran,
alrededor;
de esas caderas,
en las que yo me tiraría,
como un suicida,
si ella me lo pidiese.

Dejadme que os diga,
que es perfecta,
pero no la perfección de estos tiempos,
ella es la perfección hecha persona.
Como un rayo de luz,
entre tanta mierda,
pero un rayo de esos
que con solo mirarlos de reojo,
te han jodido entero.

Confuso,
cuando va y viene,
a su antojo
de la noche a la mañana.
Es de esas chicas
que todos querríamos tener,
pero que ninguno puede,
de esas que te conquistan con la mirada,
y ya no te sueltan
y te tienen ahí,
de esclavo,
pero es que no sabéis lo orgulloso que estoy de serlo.

Preciosa,
como la Torre Eiffel en París,
el Big Ben en Londres,
el Kremlin en Rusia,
el Coliseo Romano en Italia,
las Pirámides de Keops en Egipto,
la Estatua de la Libertad en USA,
o la mismísima Cibeles.

Me pierdo y ella llega,
para salvarme
con esas palabras que salen de su boca,
o mejor,
con esos movimientos suyos
en mitad del orgasmo.

Conclusión,
estoy jodido,
pero bien jodido,
sin ella (ti),
digo.