domingo, 15 de junio de 2014

Tú.

Apaga la luz.
Acércate.
Quiero hacerlo otra vez.
Hacerte a ti,
digo.
Vayamos a mi cama.
Hay sitio para dos,
y para tres.
Hace mucho que no la comparto con nadie.
Sientate.
Y devístete.
Desvísteme.
Túmbate.
Tranquila, no voy a soltarte.
Mierda, ya he despertado.
Otra noche sin llegar al orgasmo.

domingo, 1 de junio de 2014

Coraza constante.

Estaba sola,
pero porque ella quería.

Se creía muy fuerte,
pero era pura coraza todo,
era frágil,
aunque no lo aparentase,
o
al menos,
no de cara al público.

Fría,
insensible,
y realista.

No creía en prototipos,
tampoco en la vida
no seguía modas,
por todo ello,
ella era eso;
eso que sin querer destacar,
destaca,
ese punto de luz,
o de oscuridad
en una noche de tormenta,
de mis tormentas,
más bien.